Queríamos tener una colaboración muy especial para representar en nuestros diseños, de manera actual, el arte del adorno facial en las culturas indígenas de América. Decidimos recurrir a un oficio que se está perdiendo por la era de la digitalización; el rótulo. En México y más en el centro histórico de la ciudad capital, dónde se ubica nuestro taller de moda, solían hacerse los letreros de las tiendas, las panaderías y hasta la propaganda de la música sonidera sobre las bardas de los lotes baldíos. Los artistas del rótulo dibujan a mano alzada sobre cualquier soporte y para cualquier ocasión.

Con los telares chiapanecos de San Juan Cancuc, nos dimos cuenta que estábamos frente a un ejercicio matemático y binario. El inicio de una computadora; unos ceros y unos unos. Está colección se caracteriza por las telas tejidas en telar de cintura y brocadas con la geometría características de San Juan Cancuc, Chiapas.

 


Ver la colección: Primavera / Verano 2018